Sentir y expresar cada nota. La importancia de la interpretación para los músicos.

Actualizado: 2 de sep de 2019


Cuando hablamos de Interpretación nuestra mente siempre va a los actores, al teatro, a esos grandes personajes del cine que nos han hecho reír, llorar y emocionar en más de una ocasión. Los cantantes también interpretan – aunque más de uno se cree que para triunfar solo hay que saber “dar la nota” y no desafinar -. Los bailarines empiezan a descubrir que coordinar sus pasos en una coreografía no lo es todo… pero, ¿y los músicos? ¿Son realmente conscientes de la importancia que tiene tener nociones básicas de interpretación? No todas las escuelas y los directores trabajan la música desde el punto de vista interpretativo y creemos que es una asignatura pendiente para completar la formación de un músico.


Cuando hablamos de Música, hablamos de un verdadero lenguaje, un idioma universal que no necesita traducciones. Igual que las frases en un texto tienen matices, silencios y ritmo, las partituras y las notas también usan esas variables para contarle al público una historia o transmitirle emociones. Las partituras son el “texto” que se quiere contar, y los instrumentos musicales son las herramientas que hacen que esas hojas lleguen al corazón de las personas. En esta cadena los músicos están en el medio y son un engranaje fundamental: no se puede emocionar a nadie si ese engranaje no conecta, no se emociona y no expresa de forma libre y personal lo que lee. Igual que un actor no puede dejar huella en el espectador si no profundiza en el texto, en la historia que quiere contar, en lo que quiere conseguir y en el personaje que está interpretando; el músico tampoco puede emocionar si no se mete en juego al 100% y no hace un estudio interpretativo previo de lo que va a mostrar. Tocar por tocar, igual que hablar por hablar no sirve de nada.


¿Cómo puede un músico prepararse para transmitir? ¿Qué elementos de la técnica actoral necesita trabajar?


  • La imaginación y la creatividad: imaginarse la historia que el compositor quiso contar o vivir lo que está sintiendo mientras toca su instrumento, son elementos fundamentales para asentar las bases interpretativas de cada pieza.

  • Memoriainteligencia emocional:  conocerse, saber cómo recrear una emoción, aprender a analizar las emociones en una partitura según cómo está escrita, representan los elementos clave para dejar al público sin palabras.

  • Expresión corporal: la expresividad corporal de algunas partes del cuerpo (cara, torso, etc…) apoyan todos los elementos antes mencionados: imaginar la historia y entender qué emoción queremos transmitir no es bastante si a la hora de la verdad no la sabemos reflejar en el cuerpo y no dejamos que traspase al público. Según el Instituo Americano de Formación e Investigación lo importante no es lo que decimos sino el significado que le asignamos al texto y el cómo lo comunicamos: la forma en la que contamos e interpretamos una pieza musical es importante; si no dejamos que salga a la luz lo que estamos sintiendo a través de nuestro cuerpo, estaríamos bloqueando el mensaje que queremos darle al público. Cada músico, según el instrumento que toque, debería analizar qué elementos expresivos corporales tiene a su disposición y cómo incluirlos en su actuación para que lo que sienta lo transmita al instrumento que, a su vez, conectará con el público.

Las piezas más conocidas de Beethoven, Mozart, Verdi, etc. no lucen tocadas por todos los músicos aunque sean joyas reconocidas por el público de todo el mundo; esto pasa porque no depende solo de la maestría técnica con las que se tocan, también de la implicación emocional y actoral con las que se expresan y que no todo el mundo emplea. Algunos músicos usan estos elementos de forma natural e intuitiva, pero para la mayoría es importante entrenar de forma básica con algún actor especializado en “interpretación musical” para que les pueda ayudar a estudiar las partituras, enfocando el trabajo a un análisis emocional, para luego poder llevar eso a la práctica tocando el instrumento. La técnica es importante, pero solo es un pretexto para que el artista se exprese libremente y comunique su mensaje. Beethoven también lo decía:


Tocar una nota equivocada es insignificante; tocar sin pasión es imperdonable”.







Contacto

​Tel: 695 36 25 78

info@accionescenica.com

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon
  • Canal de Youtube Acción Escénica
  • Icono negro Pinterest
  • Icono negro LinkedIn

© 2019 by Acción Escénica